Por Crístian Ramón Verduc
20/06/2017
“Soy gaucho y entiéndanlo”

Aclara José Hernández al comienzo de El Gaucho Martín Fierro. Esta expresión cargada de merecida bizarría, bien podría actualizarse o adaptarse, para decir: “Soy criollo, y entiéndanlo” como quien planta su bandera de nacido y criado en estos pagos argentinos, hijo de argentinos o tal vez de extranjeros, pero afincado y aquerenciado en el territorio argentino.

En los tiempos coloniales, llamaban criollos a los hijos de españoles nacidos en territorio americano, restándoles merecimientos respecto a los nacidos en España. El centralismo es cosa antigua, evidentemente. No está de más recordar que el Inca Garcilaso nos relataba la superioridad jerárquica que tenían en el Tahuantinsuyu los cusqueños respecto a los nacidos en otros lugares; cuanto más lejos del Qosqo (Cusco), menores merecimientos para el tahuantinsuyano.

Hay distintas posibles explicaciones para el origen de la palabra criollo, pero en nuestro territorio nacional ha sido utilizada, en épocas coloniales, para calificar a los hijos de españoles que nacían en nuestro continente. Después, en tiempos posteriores a 1.810, se decía criollo para indicar lugar de residencia. En el Canto 8 de El Gaucho Martín Fierro, el propio Fierro relata la provocación de un prepotente: “¡Ah, gaucho! Me respondió - ¿De qué pago será criollo? ¿Lo andará buscando el hoyo? ¡Deberá tener güen cuero! Pero ande bala este toro, no bala ningún ternero.”

Poco a poco, la palabra criollo ha pasado a ser el calificativo para la gente que desciende de originarios del continente americano y españoles. Con el tiempo, a las dos vertientes sanguíneas (originaria y española) del criollo se han ido agregando otras, como los africanos traídos en forma violenta, y en tiempos posteriores los inmigrantes italianos, árabes y de otras procedencias. Bien podríamos afirmar que somos criollos los que descendemos de originarios de estas tierras y a la vez descendemos de españoles y “por ahí”con algo de otros europeos. En la práctica, en nuestra Patria se reconoce al criollo con una sola mirada.

Nuestro país criollo, poblado también por “gringos” y otros inmigrantes cuyos nietos y demás descendientes suelen terminar acriollándose, cada 20 de Junio celebra el Día de la Bandera Argentina, creada por el General Manuel Belgrano, quien falleciera el 20 de Junio de 1.820. El Día de la Bandera es un día en el que nuestros paisanos engalanan la casa con la Bandera en señal de reconocimiento a nuestra identidad y en homenaje al prócer.

La Bandera Argentina es izada en forma cotidiana en escuelas y edificios públicos en general; también se la puede ver en lugares semipúblicos y eventualmente en casas de familia. La Bandera aparece en manos de nuestros compatriotas cuando festejan un gran logro de deportistas, políticos o gente de otras actividades que llevan a la exaltación patriótica por parte de una gran cantidad de gente. También es habitual ver la Bandera Argentina en procesiones y festividades religiosas o en marchas netamente criollas, como las cabalgatas sanmartinianas, yupanquianas o de centros tradicionalistas, o en la Marcha de los Bombos.

De hecho que la Bandera Argentina preside cada acto de celebración patriótica y marcha en los desfiles militares, cívicos o de fuerzas de seguridad. Su entrada en cada acto se hace al son de la marcha Mi Bandera, la que en una parte dice: “Aquí está la bandera que un día en la batalla tremoló triunfal, y llena de orgullo y bizarría a San Lorenzo se dirigió inmortal." Es muy necesario que padres y docentes enseñen a los menores el verdadero significado de las palabras para evitar confusiones. Por ejemplo, algunas palabras de la marcha Mi Bandera pueden ser incomprensibles para quienes se inician en la vida de relación, como “tremoló” (Ondear por acción del viento) o “bizarría”(gallardía, valentía, orgullosa elegancia). Es necesario enseñar un buen vocabulario a los más chicos, para contrarrestar la influencia del creciente uso de lunfardo y expresiones equivocadas en medios de difusión que trabajan con personal aparentemente poco capacitado.

El General Manuel Belgrano ha sido un hombre muy bien preparado para distintas actividades, como ser la abogacía, el periodismo, el comercio, diplomático, pero ha optado por servir a la Patria en la acción militar por que las circunstancias así lo requerían. Ha sido un buen hijo de la Patria, un buen criollo, pese a su aspecto “agringado” por ser hijo de italiano y de dama criolla. Ha sido un idealista capaz de luchar denodadamente por una buena causa, resignando las posibilidades de lograr el éxito económico. Su desprendimiento ha sido tal que el 20 de Junio de 1.820 se encontraba pobre, muy escaso de recursos materiales.

Bajo el Sol de nuestra Bandera hay decenas de millones de argentinos, entre los que encontramos a descendientes directos de pueblos originarios, a descendientes de inmigrantes y a una gran mayoría criolla, mestiza. Como argentinos, deberíamos reconocer nuestra condición de criollos, integrándonos así en un consenso distinto a las afirmaciones de que “descendemos de los barcos” y a las que condenan a quienes llegaron desde ultramar.

Hay distintas procedencias en la población de nuestra Patria y en la composición genética de muchos de nosotros. Tolerando las corrientes indigenistas y las europeístas, deberíamos asumirnos como argentinos, como hijos de la Patria, hijos de nuestro país: Argentina.

El idioma oficial de nuestro país es el castellano, con sus regionalismos. Los idiomas originarios de cada región geográfica han sido reconocidos y deben ser valorados, conservados en el habla de nuestra gente. Hay que promover el bilingüismo regional, pues nuestra cabeza admite tal conocimiento y muchísimo más.

Poniendo un poco de corazón, lograremos mantener nuestra personalidad como nación, conservando los rasgos propios de cada región. En Santiago del Estero, nuestros idiomas son el castellano y el quichua. Debemos defender a los dos, pues ambos están siendo atacados en forma sutil en la mayoría de los casos y en algunos sin ningún disimulo.

Conozcamos cada día más de lo nuestro, para así tener cada día más motivos para amar nuestra tierra y hacer algo por nuestros compatriotas. Juntos cuidemos el habla. Somos criollos argentinos, entendámoslo.

20 de Junio de 2.017.

Compartir
Comentarios
Amigos del Alero
Programas que difunden la Cultura de Santiago del Estero desde Radio Nacional...
Emisoras que Transmiten
Alero Quichua
  • Radio Norteña, AM 1520
    Grand Bourg (Provincia de Buenos Aires)
    Domingos de 11 a 13 horas
    Director: José Barraza
  • Radio Del Litoral FM 87.5
    Concordia- Entre Ríos
    Domingos 11 a 13hs
    (NOTA: Se retransmite Alero)
    www.radiofmlitoral.com.ar
    Teléfono: 0345- 421 4692
  • Radio Auténtica, FM 88.1
    Programa Yanasus,
    conducido por Luis Kakimoto
    Sábados de 18 a 22 horas
    (NOTA: Se retransmite la primera media hora de Alero)
    www.fmautentica881.com.ar/
  • Radio Tucuypaj, FM 100.9
    Mailin - Santiago del Estero
    Domingos: 11 a 13hs
    (NOTA: Se retransmite Alero)
  • Folklórica del Parana, FM 107.9
    Entre Rios
    Domingos de 11 a 13hs
    www.folkloricadelparana.com.ar
Alero Quichua Santiagueño
La audición radial se caracteriza por su espontaneidad, no se elabora un libreto en razón de que el programa se hace en vivo con la participación del público que se hace presente en el Salón Auditorium.
Seguinos
Puede visitarnos en los siguientes Redes:
Copyright © 2006 - 2018 todos los derechos reservados.