Por Crístian Ramón Verduc
13/08/2013
Es tiempo de evocar al Padre de la Patria.

Es tiempo de evocar al Padre de la Patria. Cada vez que recordamos en forma especial al General José de San Martín, de algún modo volvemos a la época de la escuela primaria, cuando concurríamos a los actos escolares con el guardapolvos mas blanco que de costumbre, incluso almidonado. 

Nos preparábamos especialmente para cada Fiesta Patria. En cada ocasión había que aprender una canción nueva, según el prócer o hecho histórico a recordar. Algunos alumnos formábamos parte de puestas en escena alusivas al hecho histórico evocado. 

El acto central por el fallecimiento del General José de San Martín se realizaba al comienzo de la tarde del 17 de Agosto, para hacer un minuto de silencio exactamente a las tres, que sería la hora en que el Libertador falleció en Boulogne-Sur-Mer. Claro que el fallecimiento se produjo en Francia, a las tres de la tarde de ese país ubicado geográficamente a cuatro husos horarios del nuestro, y a solo tres oficialmente, razón por la que cuando son las tres de la tarde en Argentina, en Francia ya son las seis de la tarde. 

Actualmente, algunas cosas han cambiado, pues si bien es cierto que se mantiene la evocación del paso a la inmortalidad del General San Martín, decisiones oficiales poco entendibles para el criollo, han hecho que este año el Lunes 19 de Agosto sea feriado por el fallecimiento del Padre de la Patria, el que ocurriera un día 17.
Dicen que el motivo del feriado es la formación de un nuevo fin de semana largo, en el que la gente podrá descansar en la casa, o viajar cerca o lejos, incluso a otros países, según sus posibilidades económicas. 

Si de viajar se trata, el General San Martín anduvo por distintos países a lo largo de su vida. A pocos años de su nacimiento en Yapeyú, actual provincia de Corrientes, su familia se trasladó a Buenos Aires y de ahí a España, por causa de la condición de militar español de su padre. El Capitán Juan de San Martín debía viajar a Málaga, en España. 

Ingresado al Ejército de España y como integrante del Regimiento de Murcia, José de San Martín combatió en Orán y Melilla, en el Norte de África. Combatió contra los franceses en Los Pirineos, en zona fronteriza con Francia. Con el grado de Capitán Segundo, participó de una breve guerra en territorio portugués, conocida como Guerra de las Naranjas. En Septiembre de 1.811, con treinta y tres años de edad, solicitó la baja del Ejército Español y se trasladó a Londres (Inglaterra), donde se reunió con compatriotas rioplatenses. A comienzos de 1.812, regresó a Buenos Aires, donde se unió a la gesta independentista. 

Con sus Granaderos a Caballo combatió en San Lorenzo, unos kilómetros al Norte de Rosario. Puesto al mando del Ejército del Norte, llegó hasta la provincia de Salta. Luego, instalado en Mendoza como Gobernador de Cuyo, organizó el Ejército de Los Andes, con el que cruzó la cordillera para luchar por la libertad de Chile. Después de libertar al Perú, viajó hasta el Ecuador para reunirse con Simón Bolívar en Santiago de Guayaquil.
Poco después de la Entrevista de Guayaquil, San Martín renunció a sus cargos en Perú para regresar a Mendoza. Desafiando peligros causados por las guerras internas de nuestro país, volvió a Buenos Aires, donde encontró un panorama desalentador: Su esposa había fallecido poco antes, mientras que el gobierno unitario lo acusaba de conspirador y desobediente por no haber alzado su sable contra los federales argentinos. 

Nuevamente emprendió viaje, a los 45 años de edad; esta vez hacia Europa, donde vivió en Escocia, en Bruselas y en París. Preocupado por la Guerra Civil de nuestro país, regresó a Buenos Aires cinco años después. Al ver la triste lucha destructiva entre los dos bandos irreconciliables, se negó a tomar partido para "no desenvainar su espada para combatir a sus paisanos", y se radicó tres meses en Montevideo.
De regreso a Francia, se mantuvo en contacto con sus compatriotas por carta o por visitas que ellos hacían a su casa en Grand Bourg. En Marzo de 1.848 se mudó a una habitación alquilada en Boulonge-Sur-Mer, dando por terminados los viajes, a sus setenta años de edad. 

El patriota argentino que naciera cerca de la margen derecha del Río Uruguay, en plena zona guaraní, murió en Francia, frente a la costa del Canal de la Mancha, el 17 de Agosto de 1.850, a los 72 años de edad. En la bella ciudad francesa hay un monumento erigido al ilustre huésped. Admirados, los pobladores boloñeses que debieron soportar casi quinientos bombardeos aéreos durante la Segunda Guerra Mundial, hablaban del "milagro de la estatua de San Martin", que resultara intacta pese a la destrucción sembrada por los aviones aliados a su alrededor. 

Es mucho lo que se puede hablar y escribir sobre el General José de San Martín, criollo correntino, Padre de la Patria, principal prócer argentino. Podríamos ocuparnos de su habilidad como estratega, de su sentido de la responsabilidad, tanto en el ámbito militar cuanto en la vida civil pública y privada; podríamos procurar discernir sobre el contenido del Encuentro de Guayaquil, o sobre su relación con las logias secretas de la época, o analizar las Máximas para su hija Merceditas, o el por qué de su entrega del sable corvo favorito al Brigadier Juan Manuel de Rosas. Podríamos referirnos a su salud quebrantada y sus esfuerzos para seguir en campaña a pesar de ello. Podríamos también criticar las humanas fallas que habrá tenido nuestro prócer mayor. 

En este breve comentario nos referimos mas que nada a los viajes en la vida del General José de San Martín, los que insumieron grandes lapsos de su vida, llevándolo por gran parte de América del Sur, parte de Europa y de África, ya sea navegando, cabalgando o en ocasiones caminando. 

Los viajes, con sus tiempos de traslación y sus tiempos de espera, pueden ser una pérdida de tiempo o pueden ser un tiempo aprovechado. Es seguro que el General San Martín mientras viajaba, aprovechaba para recoger novedades y elaborar planes. 

El fin de semana largo resultante del traslado de fecha de muerte del Padre de la Patria, permitirá que algunos puedan viajar. Ojalá que esos viajes sean productivos culturalmente, agregando conocimientos e ideas a los viajeros, que disfrutarán visitando parte de nuestro país o de otros. Que vuelvan cargados de nuevos conocimientos o planes de acción para el bien de todos. 

Viajeros o no viajeros, en algún momento del 17 de Agosto, debemos elevar nuestro pensamiento hacia Don José de San Martín, su lucha y sus renunciamientos; mas que nada, por los motivos de tales luchas y declinaciones: El bien de la Patria. 

13 de Agosto de 2.013.

Compartir
Comentarios
Amigos del Alero
Programas que difunden la Cultura de Santiago del Estero desde Radio Nacional...
Emisoras que Transmiten
Alero Quichua
  • Radio Norteña, AM 1520
    Grand Bourg (Provincia de Buenos Aires)
    Domingos de 11 a 13 horas
    Director: José Barraza
  • Radio Del Litoral FM 87.5
    Concordia- Entre Ríos
    Domingos 11 a 13hs
    (NOTA: Se retransmite Alero)
    www.radiofmlitoral.com.ar
    Teléfono: 0345- 421 4692
  • Radio Auténtica, FM 88.1
    Programa Yanasus,
    conducido por Luis Kakimoto
    Sábados de 18 a 22 horas
    (NOTA: Se retransmite la primera media hora de Alero)
    www.fmautentica881.com.ar/
  • Radio Tucuypaj, FM 100.9
    Mailin - Santiago del Estero
    Domingos: 11 a 13hs
    (NOTA: Se retransmite Alero)
  • Folklórica del Parana, FM 107.9
    Entre Rios
    Domingos de 11 a 13hs
    www.folkloricadelparana.com.ar
Alero Quichua Santiagueño
La audición radial se caracteriza por su espontaneidad, no se elabora un libreto en razón de que el programa se hace en vivo con la participación del público que se hace presente en el Salón Auditorium.
Seguinos
Puede visitarnos en los siguientes Redes:
Copyright © 2006 - 2018 todos los derechos reservados.