Por Crístian Ramón Verduc
Destacado escrito el día:  15/08/2017
¿Cuánto falta para la Primavera?

La respuesta para esta pregunta es muy fácil, pues se la encuentra en cualquier almanaque o calendario. Solamente hay que ver cuántos días faltan para el 21 de Septiembre y sabremos cuánto nos falta para “la estación más feliz del año.”

El comienzo de la Primavera para el Hemisferio Sur, está determinado por el momento en que los rayos del Sol llegan perpendiculares a la supercicie terrestre sobre el Ecuador en Septiembre. Es el Equinoccio de Septiembre, mientras que cuando se da lo mismo en Marzo, es el comienzo del Otoño para la mitad de planeta en que vivimos.

En el Solsticio de Junio, el lapso cotidiano de luz solar dejó de acortarse para volver a extenderse. Esto fue percibido por los lapachos de nuestra región, y a los pocos días entraron en el Sisa Pacha (Tiempo de las Flores). Para los festejos por el aniversario de la fundación de la ciudad de Santiago del Estero, los lapachos ya ofrendaban para la fiesta los bonitos colores de sus flores. Ahora, entrado Agosto, todos los lapachos están floridos, embelleciendo las calles de la ciudad. Las flores de la mayoría de ellos son de color rosado, hay algunos blancos y escasamente algunos pocos amarillos.

El lapacho es un árbol propio de nuestro continente. Hay distintas variedades; en nuestra región hay de color rosado, blanco y amarillo; en otras regiones del continente hay de otros colores. Una característica de los lapachos es que florecen y tiempo después aparecen las nuevas hojas reemplazando a las caídas meses antes, mientras las flores dan lugar a largas vainas que contienen las semillas.

La floración de los lapachos ha sido acompañada por otras floraciones menos numerosas y menos llamativas. Las moreras, tímidamente han ido vistiéndose de verde, poco a poco, primero con unos botoncitos apenas perceptibles; luego, esos brotes se han transformado en hojas cada día un poquito mayores en tamaño. Las hojas de las moreras aún están tiernas y de un color verde claro, pero ya dan abrigo a las flores, que tienen el aspecto de moras delgadas, largas y verdes.

Todo este fluir de néctar y exposición de polen, han incentivado a las abejas para aumentar su cantidad de obreras en las colmenas y aprovechar esta fuerte manifestación de la vida, al igual que otros insectos que salen del letargo invernal y caminan los suelos o surcan el aire llevados por sus transparentes alitas.

El anuncio de alimento abundante ha llevado a los pájaros a reproducirse también. Cada amanecer es siempre una fiesta, pero en estos días hay un alborozo mayor por parte de las avecitas. Como dice Juan Carlos Carabajal en el Escondido del Amanecer: “Con un concierto de trinos se anuncia el amanecer.” En algunos árboles, ya pueden escucharse voces pequeñitas sumadas a las habituales de las aves adultas. Hay nacimientos, hay alegría, hay pajaritos nuevos.

Es una delicia el escuchar, desde poco antes de aclarar, el vocerío de gorriones y otros pajaritos que desde lo alto de los árboles, como si fuesen centinelas, anuncian que a lo lejos se percibe la próxima aparición de Inti (el Sol). Con las primeras luces del día, los quetubíes y charrasquitas adhieren al coro emplumado. Al despertar el día, las palomas y los zorzales también hacen oír sus voces, monótonas y casi tristes unas y alegremente melodiosas los otros.

Las flores y los pájaros son pinceladas en medio del paisaje natural, el que ya de por sí es hermoso. Cada tanto, el pecho amarillo de un cketuvi (benteveo), o el pechito anaranjado de un “siete colores” nos sorprende entre el verde del creciente follaje.

En los campos, el blanco intenso del boyero sigue posándose en postes, gajos y lomos animales. En los campos, las bulliciosas bandadas de tordos dan su toque de color negro tornasolado. También suelen mostrarse en las ciudades, con gran algarabía nocturna en árboles frondosos, para salir en vuelo nuevamente cuando celebramos el amanecer.

El pajarito que llamamos charrasquita, es llamado en otros lugares carrasquita, tacuarita, ratona, corruíra, etc. No deja de sorprender la belleza y el volumen de su canto, siendo un pájaro tan pequeñito. Aparentemente vuela apenas lo necesario; mas bien anda casi todo el tiempo a los saltitos o caminando por los rincones y debajo de plantas, en busca de insectos y granos para sí mismo y para sus crías.

En las ciudades, los gorriones arman grandes alborotos grupales en los momentos de apareamiento, como si entre los machos se entablasen varias peleas o discusiones. Cada tanto se escucha el leve piar de nuevos gorrioncitos. Los picaflores visitan los jardines procurando flores donde introducir su largo y delgado pico, en busca de néctar. También frecuentan árboles y paredes buscando insectos y telas de arañas. Con ramas delgaditas hacen su nido, al que tapizan con hojitas y suavizan con tela de araña, algodón u otros elementos llampus (suaves) que puedan conseguir. No deja de sorprender y embelesar cada visita de picaflores en cualquier casa. Su plumaje tornasolado, su pequeñez en cuanto a tamaño y su capacidad de vuelo, no dejan de ser motivo de embeleso para grandes y chicos.

Los picaflores son originarios de América y hay una gran variedad de especies. El picaflor bate sus alas a gran velocidad; ello le da una sustentación tal que puede hacer vuelos estacionarios (quedar suspendido en el aire), avanzar, retroceder, subir o bajar en forma vertical o salir disparado hacia delante a la misma velocidad que los más rápidos entre los demás pájaros.

El Ckómer Pacha (Tiempo Verde) y el Sisa Pacha (Tiempo de las Flores) no miran el calendario. Por eso parecen adelantarse en regiones como la nuestra. La vida bulle, tiene mucho que hacer, por eso nos ofrece hojas y flores, para incitarnos a que florezcan las concreciones de anhelos.

Los pájaros tienen urgencias; no pueden esperar a que el almanaque diga que ha llegado la Primavera. La vida es corta, hay mucho por cantar y deben dejar una herencia cancionera. Está por amanecer, es momento de comenzar a celebrar la vida cantando y mostrando a los hijos cómo se vuela. ¡Acuychis! ¡Acuysh! (¡Vamos!)

15 de Agosto de 2.017.

Comentarios
Amigos
del Alero
Programas que difunden la Cultura de Santiago del Estero desde Radio Nacional...
ESCUCHAR
Emisoras que
Transmiten
Alero Quichua
Programas que difunden la Cultura de Santiago del Estero...
  • Radio Norteña, AM 1520
    Grand Bourg (Provincia de Buenos Aires)
    Domingos de 11 a 13 horas
    Director: José Barraza
  • Radio Del Litoral FM 87.5
    Concordia- Entre Ríos
    Domingos 11 a 13hs
    (NOTA: Se retransmite Alero)
    www.radiofmlitoral.com.ar
    Teléfono: 0345- 421 4692
  • Radio Auténtica, FM 88.1
    Programa Yanasus,
    conducido por Luis Kakimoto
    Sábados de 18 a 22 horas
    (NOTA: Se retransmite la primera media hora de Alero)
    www.fmautentica881.com.ar/
  • Radio Tucuypaj, FM 100.9
    Mailin - Santiago del Estero
    Domingos: 11 a 13hs
    (NOTA: Se retransmite Alero)
  • Radio Libre, FM 92.5
    Córdoba
    Domingos de 9 a 11hs.
    Teléfono: 351-4893929
    www.radiolibre925.com.ar
  • Folklórica del Parana, FM 107.9
    Entre Rios
    Domingos de 11 a 13hs
    www.folkloricadelparana.com.ar
Copyright © 2006 - 2018 todos los derechos reservados.